desplegar menu
 
Bootstrap Slider

Noticias

Hombre a punto de morir de coronavirus se recupera de milagro: "Dios me sanó"


Un hombre sumamente grave de coronavirus, se recuperó milagrosamente ante el asombro de los médicos, quienes dijeron a la familia que no había nada que hacer.

Clay Bentley luchaba por respirar. Una fiebre alta golpeaba su cuerpo, haciéndolo sentir débil e incapaz de pararse solo y sentía sus pulmones lleno de líquido, tenía coronavirus, por lo que fue hospitalizado de emergencia.

Bentley estuvo muy delicado, porque no podía respirar. Los médicos no podían hacer nada y sólo esperaban lo peor, pero milagrosamente comenzó a sentirse mejor hasta que fue dado de alta del hospital. Bentley le da crédito a Dios por su recuperación.

"¿Qué me mantuvo con vida? Simplemente tuve que pasar mucho tiempo con el señor", dijo Bentley a Insider. "Nunca he estado tan enfermo en toda mi vida ... Dios ha sanado mi cuerpo y estoy listo para testificar de su poder. Estoy listo para vivir para él", dijo.

Bentley, de 50 años, es un ávido jugador de golf y canta en el coro de una iglesia. Dice que cuando se sintió mal, acudió al Centro Médico Regional de Redmond, Georgia, donde le realizaron las pruebas y arrojó positivo para Covid-19.

En el hospital, Bentley fue puesto en cuarentena a una habitación y solo tuvo contacto con las enfermeras con equipo de protección.

"Llegué al punto en que no podía respirar en absoluto. Tenía escalofríos. No tenía energía", dijo Bentley. "Me ponía de pie para moverme a otra habitación, ni siquiera podía pasar de estar sentado a estar de pie".

Bentley dijo que sintió que no iba a sobrevivir. Tenía dolor y luchaba por respirar.

Luego, a las 3 a.m., sintió una fuerte presión en el pecho, describió Bentley. "Sentí que tenía a un hombre acostado sobre mi pecho y no podía respirar", explicó. "Luego, de repente, sentí el aliento entrando en mí. Era el Señor que daba vida a mis pulmones, sentí que el poder de Dios me golpeó”.

A la mañana siguiente, el médico le dijo que el líquido en sus pulmones había disminuido significativamente.

"Ha sido una experiencia difícil", dijo Bentley, y concluyó: "Dios ha sanado mi cuerpo". 

Fuente: AcontecerCristiano.Net



Comparte esta noticia:

Tarsis - Diseño Web